LLanes, en el Principado de Asturias, muchas razones para hacer maletas e ir

Asturias, es una comunidad autónoma en España, que se ha convertido en el sitio predilecto para los amantes de la aventura y destinos rurales, en vez de las luces citadinas. Son numerosos, los pueblos, caseríos, parajes, y locaciones que llaman a los visitantes por su gran atractivo natural y de servicios turísticos que ofrecen.

Sin embargo lo que sucede con LLanes es más particular aun. Se trata de un poblado, que ejerce una atracción casi magnética entre los vacacionis tas. Debido a los numerosos parajes que ofrece.

Enclavado en un paraje bendecido por la naturaleza, al oriente de Asturias, limitando con playas, del Mar Cantábrico, sistemas montañosos de la Sierra del Cuera y ríos a lo largo de toda su extensión. Es fácil comprender la razón por la cual, es tan popular y demandado por temporadistas.

Ahora bien, siempre es recomendable, presentar algunas opciones por las cuales se puede elegir, dado que no todos los atractivos y actividades, son del gusto general. Por ello, veamos, que nos ofrece LLanes, para pensar en él como el destino soñado de nuestras próximas vacaciones.

Playas y su entorno

Aunque son muchas las playas que posee este poblado. Las que destacan por su innegable belleza y atractivo natural, son la de Gulpiyuri, San Antolín, que además es la más grande de LLanes, la Playa de Torimbia, que es de esas panorámicas que quitan el aliento, compruébalo desde su mirador. Y por supuesto, la playa de Cuevas de Mar.

Sin embargo, no sólo agua y sal, encontrarás en las playas de LLanes, sino que también podrás visitar su hermoso puerto, que no se encuentra desligado del todo, del pueblo, sino que por el contrario discurre a través del mismo, recordando antiguas épocas venecianas.

Dentro del puerto en sí, es decir, en las cercanías de la playa, es posible además, fotografiarse frente o sobre los famosos “Cubos de la Memoria”, esculturas de hormigón del artista Agustín Ibarrola. Como su nombre lo indica, no es difícil imaginar que tienen forma de cubo. Sin embargo, lo que más llama la atención de estos Cubos, es el diseño de cada uno y los colores utilizados para representar y contar la historia del autor, del arte y del territorio mismo.

Otra zona marítima, de la cual puede disfrutarse en LLanes, es del Faro Punta de San Antón, que data del año 1860. Y desde allí, podrás obtener fotografías de portada de revista.

Casco Histórico

Y es que LLanes además tiene su propia historia contada entre sus calles y arquitectura, ejemplos de ello, lo ofrece la Plaza Fuerte, que cuenta con una hermosa vista marítima. La Basílica de Santa María del Consejo, es evidencia de la arquitectura medieval en la zona, orientada hacia una evocación gótica, aunque posee un toque románico. La torre, su retablo y la Capilla de la Trinidad, deben ser visitas obligadas en el lugar.

Otros sitios e iteres histórico, lo son Ermita Virgen de la Guía, las torres y murallas que datan del siglo XIII, momento en el cual se construyeron para defender y custodiar el pueblo. La Plaza de Santa Ana, es uno de esos lugares céntricos que parecen rinconcitos históricos en los cuales el tiempo se detiene.

Además, en LLanes es posible visitar, varios castillos, como el Casino, en el Palacio de Posada Herrera o el de los Duques de Estrada y por supuesto el los Gastañaga. Parada obligada en LLanes, la constituye el Paseo de San Pedro, con una antigüedad de más de 150 años con vistas al mar Cantábrico, y los llamados Bufones. (Chorros acuíferos que emergen de los acantilados), muchos de los cuales son cercanos a LLanes.

Haciendo senderismo en San Lorenzo de El Escorial

España, posee innumerables tramos, trayectos y rutas que se utilizan por amantes del senderismo y por aquellas personas, que aman estar en contacto permanente con la naturaleza, lejos del ruido ensordecedor de las ciudades. Pero la realidad, es que en ocasiones, precisamente lo más anhelado es precisamente el defecto que más complica las cosas.

Y es que, debido al ritmo de vida actual de la mayoría de las personas, aunque resulte una idea atractiva despejar mente, cuerpo y espíritu en ambientes rurales, no siempre es del todo posible, dada precisamente su lejanía de las principales urbes.

Por ello, en esta oportunidad, traemos una opción muy interesante que debería ser tomada en cuenta, no sólo por los aventureros provenientes de zonas lejanas, sino también por quienes viven en la ciudad de Madrid y sus periferias. Se trata pues de la Silla de Felipe II, ubicada en las cercanías del pueblo de San Lorenzo. Veamos pues, que tiene para ofrecer esta ruta de senderismo español.

Vistas panorámicas

Esto es lo más lógico, de esta ruta de senderismo que se caracteriza por hermosos miradores. Desde sus caminos, se podrán observar panorámicas del pueblo de San Lorenzo de El Escorial, sobre todo de su Monasterio. Y desde el mirador estrella de la ruta: la Silla de Felipe II, es posible dejarse maravillar por el Monte Abantos, Siete Picos y un tramo del Valle del Guadarrama.

Ermita de la Virgen de Gracia

Será el primer sitio de interés que podremos visitar en esta ruta. Es un lugar muy agradable, rodeado de vegetación y fauna abundante, ideal para viajar con niños por la facilidad de su recorrido, o para simplemente realizar un picnic en su entorno. Cuenta con sitio de aparcamiento, mesas y fuentes para picnic.

Bosque de la Herrería

Se trata de un bosque, constituido por arboles de castaños, fresnos y robles. Antiguamente, se le conocía con el nombre de Dehesa de las Ferrerías de Fuentelámparas.  Se trata de la primera finca en posesión de Felipe II, cuya finalidad era adicional una gran extensión de terreno de realengo alrededor del Monasterio de El Escorial. Fue cedido a la Corona Española en el año 1562.

Pinar de Abantos

En conjunto con el Bosque de la Herrería, desde el año 1961 fueron declarados como Paraje Pintoresco, además de conformar un Espacio Natural Protegido por la Comunidad de Madrid.

Pues bien, el Pinar de Abantos, se encuentra explayado en las faldas del monte del cual recibe su nombre. Pero no se trata de un monte cualquiera en la geografía de la zona. Sino que, sus 1753 metros de altitud, le confieren la cualidad de ser un magnifico mirador.

Gran Arce de Montpellier

Pese a que en el Bosque de la Herrería, es posible hallar varias muestras de Arces de Montpellier, existe uno particularmente atractivo, y es el que se halla casi a los pies de la Silla de Felipe II. De allí, que se le conozca también como Arce de la Silla de Felipe II.

Árbol que con más de 10 metros de altura, se cree que posee más de 330 años de antigüedad.  Los moradores, consideran que protege a la Silla. Por cierto, está catalogado como Árbol Singular por la Comunidad de Madrid. También, en esta zona, se eleva el único ejemplar de madroño de San Lorenzo de El Escorial.

Silla de Felipe II

Se trata de un conjunto de formaciones talladas en roca, que asemejan un trono, se dice que fue utilizado por Felipe II, para observar de cerca la construcción del imponente Monasterio. Sin embargo, es muy probable que esto no hubiese sido así, sino que se tratan más bien de estructuras aún más antiguas, que datan de ritos prehistóricos de los habitantes del lugar.

Atractivos de Bárcena Mayor, un pueblo enclavado en un Parque Natural

Para los amantes del turismo del Norte de España, se trata de una zona muy conocida aunque no por ello, ignorada, mientras que para el resto de visitantes de zonas más lejanas, el atractivo de este pueblito de España, puede resultar desconocido.

Se trata de Bárcena Mayor, el pueblo más antiguo de Cantabria y se presume que de toda España. Cuyas calles fueron testigos históricas, del pasar de legiones y emperadores romanos durante mucho tiempo, incluyendo  “El Cesar”, Carlos I de España, aunque V del Sacro Imperio Romano Germánico. Incluyendo además, a los foramontanos, que habitaron la Meseta hace más de un milenio.

La Provincia Autónoma de Cantabria, ostenta orgullosa su poblado de Bárcena Mayor, el único pueblo que forma parte del Parque Natural Saja-Besaya. Se trata de una localidad rural, cuya población no supera los habitantes, así que esto permite al visitante relajarse con la tranquilidad del sitio.

Relax es lo que ofrece Bárcena Mayor, y es que se trata de un lugar con atractivos paisajes de montañas, calles angostas  empedradas y casas pintorescas, que por sí mismas cuentan la historia del lugar. Desde el año 1979, Bárcena Mayor, fue declarado Conjunto Histórico Artístico, gracias a estas características y a sus placitas, hermosos balcones decorados y esos rincones que están tan bien construidos que invitan a los visitantes a conocerle, sin duda alguna un hermoso pueblo de artesanos.

Iglesia de Santa María

Se encuentra en la calle principal del pueblo y se trata de una construcción originaria del siglo XVII, no obstante fue reconstruida en el siglo siguiente. Es una muestra clara del barroco de montaña, hermosamente decorado con  mampostería con sillares en las esquinas.

Su construcción está claramente definida por tres cuerpos básicos, que incluyen la torre alta, con sus campanas y relojes, un arco que sirve de camino y el resto de la estructura de forma rectangular.

Río Argoza y su romántico Puente

Finalizando el pueblo, oirás el rumor cada vez más fuerte del rio corriendo y chocando contra las piedras. Se trata del Rio Argoza, y su atractivo puente que lo atraviesa. El cual, es originario del siglo XVI. Su arquitectura consiste en un solo ojo, integrado en un arco de medio punto. Construido en piedra y de paso peatonal, divide al poblado en dos grandes atractivos. Por un lado, parte del pueblo, en específico el Barrio El Puente, y por el otro, la naturaleza en todo su esplendor.

Tiendas de artesanía

Se extienden entre las calles empedradas de Bárcena Mayor. Demuestran la labor de antaño de los moradores de este poblado. En dichos establecimientos, se puede comprar desde los tradicionales artículos elaborados en madera, como bastones, carros, madreñas, cuencos y cubiertos, hasta cesterías, cerámica, cuero e incluso productos alimenticios y encurtidos propios de la zona.

Lavaderos

Se trata de estructuras arquitectónicas utilitarias, que cuentan la historia de este pueblo en épocas en las cuales el agua corriente no llegaba a las casas de la zona y las mujeres, acudían a estos centros, a lavar la ropa. Se trata pues, de lugares con pilones de agua, destinados a este uso. En la actualidad, aunque no están en funcionamiento, quedan como testigos de ese pasado memorable.

Caminerias y senderos montañosos

Para los más aventureros, o simplemente para disfrutar de un turismo más agreste, se puede optar por atravesar una de las tantas rutas de senderismo, que el Parque Natural ofrece para su entretenimiento.